Neurodinamica

La movilización neuromeníngea o neurodinámica se ocupa de la valoración y tratamiento del sistema nervioso, concebido como un continuo dinámico.

 

El concepto de movilización del tejido nervioso debe entenderse como una herramienta necesaria en la valoración y tratamiento de personas con dolor y discapacidad, en las cuales el sistema neuroconectivo puede ser una fuente directa o indirecta que contribuye al dolor, a las alteraciones de la movilidad y a los cambios en la postura.

 

Por lo tanto, la neurodinámica utiliza la estimulación de los nervios y estructuras meníngeas a través de movimientos que generan deformación/tensión y excursión/deslizamiento, con diferentes objetivos:

 

  • Neurofisiológicos: neuromodulación del dolor (neuroanalgesia), neuromodulación del tono muscular o estimulación propioceptiva
  • Mecánicos: influir sobre la respuesta elástica, liberación de adherencias peri o epineurales o mantener las propiedades mecánicas y biomecánicas del propio nervio
  • Vasculares: cuando un nervio se expone a una deformación/tensión entra en un fenómeno de isquemia, y cuando esta deformación/tensión finaliza recupera su vascularización normal. Esto puede funcionar como un bombeo vascular
  • De regeneración: re-inervación de un nervio dañado con axonopatía

 

Gracias a la neurodinámica se puede identificar y evaluar la calidad de la respuesta mecánica del nervio y el rango de movilidad disponible asociado a mecanismos de tensión neural, poniendo de manifiesto la evocación de dolor y respuestas musculares asociadas al estrés de los nervios.