¿Existe la postura perfecta?

El cuerpo humano puede adoptar de forma mantenida infinidad de posturas en las que no tiene por qué estar asociada la aparición de dolor o lesión. Por esto, es difícil responder a la pregunta con la que abrimos este post: ¿existe la postura perfecta?

Podemos decir que muchas posturas van a ser perfectas si cumplen con su función, aunque no sean estéticamente las mejores. Sin embargo, es posible hablar de posturas corporales correctas y de posturas que pueden ser perjudiciales.

Se puede definir a la postura corporal como la posición que adoptan nuestras articulaciones habitualmente cuando estamos ante una situación determinada, como por ejemplo estando de pie, tumbado, sentado o practicando cualquier deporte. En este sentido, es importante tener claros dos conceptos que se van a repetir en el análisis de las posturas:

Cifosis

La cifosis es la posición natural de las zonas dorsal y sacra de la columna, que se tiende a curvar ligeramente en dirección posterior, formando una convexidad. Cuando la curva es muy exagerada hablaremos de hipercifosis. Si por el contrario tenemos la curva demasiado aplanada hablaremos de rectificación.

Lordosis

La lordosis es una posición natural de las zonas lumbar y cervical de la columna que tiende a curvarse ligeramente en dirección anterior, formando una concavidad. Cuando la curvatura es muy exagerada hablaremos de hiperlordosis y cuando está demasiado aplanada hablaremos también de rectificación.

Una vez aclarado esto, podemos decir que se considera que una postura corporal es correcta cuando en ella se mantienen las curvaturas de la columna en la zona neutra. ¿Esto qué significa?

La zona neutra es la posición de la columna donde los tejidos blandos (cápsula, ligamentos, discos..) trabajan con tensión mínima, lo que suele coincidir con las curvaturas cifosis y lordosis fisiológicas. La estabilidad en esta zona depende de la actividad y control de la musculatura profunda, y las posturas y movimientos en la zona neutra minimizan el riesgo de lesión.

Por el contrario, la zona de resistencia es la región donde los tejidos blandos ofrecen resistencia progresiva al movimiento, asistiendo a la estabilidad de la columna en rangos finales de movilidad, es decir, asisten la estabilidad de la columna en zonas no neutras. En esta región se sitúan las curvas de la columna cuando se modifican la cifosis o lordosis fisiológica, como ocurre en las posturas perjudiciales, lo que puede provocar inestabilidad, desgaste y dolor.

La estabilización de la columna necesita de la aplicación de una cantidad de fuerza justa en el momento preciso, lo que va a depender del control motor, es decir de la capacidad del Sistema Nervioso Central para mandar la información de forma automática a los músculos y articulaciones, pero también influyen diferentes factores como la fatiga, el estado emocional, la edad o la genética.

Cuando la estabilización falla por un inadecuado control motor, se produce un alineamiento de la columna incorrecto fuera de la zona neutra, lo que provoca estrés y tensión innecesarios. Esto a largo plazo puede afectar a todas las estructuras del aparato locomotor (huesos, músculos, tendones etc.), apareciendo dolor y desgaste.

W.Clinic da mucha importancia a la valoración de las postura, ya que nos permite saber apreciar los desequilibrios musculares existentes, es decir, saber qué músculos están acortados y cuáles están elongados, encontrando el origen de la inestabilidad y del problema. Con estos datos, nuestro tratamiento de fisioterapia se orienta para corregir los desequilibrios, disminuyendo el dolor y fortaleciendo la musculatura débil. Con esto aseguramos efectividad a la hora de revertir y prevenir la cronificación de la lesiones posturales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *